SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

22 OCT 2020 Fundado en 1956
Visto: 11161

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Imagen del centro de Salud Petrer I.

Un sanitario sufrió en el Centro de Salud Petrer una agresión por parte de un paciente el pasado viernes a mediodía cuando intentaba mediar en una discusión entre el agresor y una celadora.

Los hechos ocurrieron en torno a las 14:30 horas cuando un paciente, al parecer con problemas de salud mental y que ya había causado conflictos con anterioridad, se encaró con una de las celadoras del centro. Al percatarse del tono y de la agresividad del hombre, un sanitario actuó rápidamente para tratar de apaciguar al paciente. Pero este le dio un cabezazo, impacto que le arrancó un diente al agredido e hizo que otro se le moviese, además sangraba abundantemente por nariz y boca.

El sanitario tuvo que ser atendido por el fuerte golpe que sufrió en la boca y el agresor huyó del lugar, si bien fue detenido poco después por la Policía Nacional y pasó a disposición judicial.

Atacar a un sanitario en su puesto de trabajo es un delito, por lo que el agresor se enfrenta a una denuncia por atentado contra la autoridad y lesiones graves.

“Todo nuestro reconocimiento a la labor de los profesionales sanitarios máxime en estos momentos en los que tenemos una situación tan compleja como consecuencia de la pandemia”, ha señalado la edil de Sanidad de Petrer, Juani Ochoa, quien ha indicado que “desde el Ayuntamiento nos hemos ofrecido a prestar toda la ayuda y colaboración”. La edil ha recordado que este tipo de agresiones se consideran delitos al atentar contra una autoridad pública como es un profesional de la sanidad en su puesto de trabajo.

Los médicos, enfermeras, auxiliares, celadores y demás personal del Centro de Salud Petrer salieron ayer a las puertas del centro para sumarse a las protestas convocadas en toda la Comunidad Valenciana por la falta de medios y aprovecharon para mostrar su repulsa por esta agresión mostrando carteles con la palabra “respeto” impresa.

El coordinador del Centro de Salud, Manuel Cano, ha lamentado este hecho y ha resaltado que este tipo de sucesos manchan la tónica general que se vive en el centro. Recalca que sí es cierto que los sanitarios han notado mayor indignación y menos paciencia entre algunos pacientes, éstos son los menos, pues “en general la gente queda muy satisfecha y contenta, si bien es cierto que hablan quienes están molestos y no quienes se marchan satisfechos con el trato, lo que transmite sensación negativa”.

Pide comprensión ante la situación que se está viviendo: “Los primeros interesados en que todo vaya bien somos nosotros, queremos ofrecer el mejor trato posible, porque si tenemos que trabajar con temor y con una sensación de poca seguridad es peor para todos”. Cano admite que “ trabajamos en mitad de una pandemia, con las limitaciones que tenemos, intentamos ofrecer el mejor trato posible, pero es difícil si hay crispación. Siempre intentamos atender a todo el mundo, pero a veces no es posible sin orden”. Por ello pide calma a la población y paciencia, pues “nadie estaba preparado para esto, los protocolos van cambiado y todos tenemos que adaptarnos, el personal sanitarios no tiene la culpa de lo que está pasando”.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir