SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2358
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Más de 300 personas pudieron disfrutar del "Pánico escénico" en el Teatro Castelar| Jesús Cruces.

La noche del 31 de octubre es ya para muchos una festividad más a señalar en el calendario, una excusa para disfrazarse de espeluznantes y sangrientos personajes como muertos vivientes, vampiros, fantasmas, o la propia Muerte. Y es que año a año Halloween se está convirtiendo en Elda en un acontecimiento cada vez más multitudinario que empezó con los niños y se ha extendido a jóvenes e incluso adultos. Era raro que los niños pequeños que paseaban ayer sábado por la tarde por las calles del centro de Elda acompañados de sus padres no fueran disfrazados para Halloween, además se celebraron multitud de fiestas privadas, así como dos teatralizaciones que aterraron a cientos de personas, una en el Teatro Castelar y otra en el Centro Cívico.

El Teatro Castelar acogió el espectáculo Pánico Escénico, una actividad del Taller de teatro de la Concejalía de Juventud. En pases de unos 15 minutos, 300 personas convirtieron en un éxito la primera edición de este evento, pues el teatro colgó el cartel de "Entradas agotadas". Todo el edificio, incluyendo pasillos, puertas, entrada y escenario, formó parte de la puesta en escena de una matanza de Pánico Escénico que, con la fusión de la iluminación, la música y la buena interpretación de los actores, logró asustar al público gracias al factor sorpresa y a su excelente caracterización.

 Los actores del Taller de Teatro realizaron una aterradora puesta en escena | Jesús Cruces.

Los más jóvenes también pudieron disfrutar de un foso del terror en el Centro Cívico y Juvenil, en el que un grupo de jóvenes de entre 15 y 17 años colaboraron con la Concejalía de Juventud en la realización de un pasaje del terror. Fueron cientos de personas las que hicieron cola en la plaza de la Ficia a la espera de realizar el sobrecogedor recorrido. 

Asombró la multitud de ciudadanos que se sumaron a esta celebración en sus cuartelillos, hogares y locales a través de fiestas privadas de Halloween así como acompañando a los más pequeños a pedir dulces con "truco o trato". Además, en La Torreta, Las Trescientes o El Huerto, entre otros, decidieron festejar la Noche de Brujas con actividades para sus vecinos. 

Asimismo destacó la cantidad de personas que tomaron las calles de Elda disfrazados de aterradores personajes. La coincidencia de la noche de Halloween con el sábado contribuyó a que más eldenses se animaran a participar de esta fiesta que une el miedo y la diversión. Habrá que esperar para comprobar si este evento de origen anglosajón acaba consolidándose en la localidad o se diluye como una moda pasajera. 

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir