SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 20997
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Las Huestes representaron un lucido entierro protagonizado por los velos negros y las danzas | Jesús Cruces.

Miles de eldenses aguardaban a que el reloj marcara las 18 horas para disfrutar de la Majestuosa Entrada Mora. Las sillas y cada rincón del desfile estaba ocupado y el público se mostraba expectante por conocer cómo sorprendería la comparsa Huestes del Cadí con su boato. Y no se han visto decepcionados, puesto que ha sido un espectáculo visual cargado de sentimiento.

Por segundo día consecutivo, el alcalde de Elda, Rubén Alfaro, y el presidente de Santa Cecilia, Pedro Maestre, recibieron a su paso en la tribuna de autoridades a la Asociación Musical Santa Cecilia. La iniciativa de que la banda con más antigüedad de Elda abra todos los desfiles es una decisión que el presidente de la Junta Central, Pedro García, junto con Alfaro y Maestre han decidido retomar tras muchos años en el olvido. Maestre asegura estar encantado con la idea pues "sin la música ¿qué sería de las fiestas? Me parece que es un reconocimiento a la música y a nuestra agrupación".

Tras la banda desfiló a caballo el Embajador Moro, David Juan Monzó, seguido de su escuadra y los estandartes moros.

La comparsa Huestes del Cadí sorprendió a Elda con la imponente puesta en escena de una tragedia de amor en la que los dos jóvenes que aman a la misma mujer, Amal, mueren dramáticamente. El tema central fue un gran funeral tras el suicidio de Faisal, heredero de una de las dos familias más poderosas del reino, quien acaba con su vida tras no superar que su amada escogiera casarse con su mejor amigo, Hisham, a quien primero asesina. Ambas muertes se representaron en sendas carrozas: la primera simulando la torre cadí en la que Faisal se lanza al vacío para la sorpresa de los asistentes; y una segunda que recrea la muerte de Hisham que está junto a su amada Amal. Con largos velos negros las Huestes velaban ambos cuerpos. Además de los celos por amor, Faisal envidiaba a Hisham porque este había sustituido a su suegro en el cargo de cadí, convirtiéndose en el juez más joven de la historia de la ciudad. El color negro ha protagonizado esta historia, que ha mostrado un solo un toque cromático, el verde de los pantalones del fallecido cadí, que ponía el punto y final al boato. Los detalles de la comparsa estaban presentes en numerosos detalles como las lanzas de las mujeres que portaban velos negros, que aludían a los bordados de la camisa y chaleco cadíes.


Las escuadras negras tan características del bando moro se lucieron en la Entrada | Jesús Cruces.

Tras el boato dedicado al amor y a la tragedia llegó el momento de los capitanes de las Huestes del Cadí, Alejandro Moreno y Cristina Lizán, que a caballo lucieron sus vistosos trajes. La escuadras fueron desfilando al son de las marchas moras con orgullo y majestuosidad a lo largo de todo el recorrido, entre las que destacó la "Tercera generación de los Negros del Cadí", que iban en una gran carroza antes de la infantil. 

El verde dio paso al amarillo, y los capitanes musulmanes, Sergio Contreras y Lucía López,  derrochaban a su paso alegría y elegancia. Las escuadras fueron avanzando con elegancia por las calles de Elda en este segundo gran desfile, en el que algunos momentos los comparsistas entonaban Elda Musulmana.

La escuadra Maguasaquis salió sin cabo para honrar la memoria de su compañero y cabo, David Navarro, el exconcejal popular y capitán de la comparsa en el año 2011, que falleció el pasado mes de marzo.


Los Maguasaquis honraron la memoria de Navarro | Jesús Cruces.

Entonces fue el momento del rojo, de los Marroquíes. Sus capitanes, Jonathan Maestre y su mujer Ruth Yáñez, desfilaron en camello sorprendiendo a su paso a niños y adultos. Las escuadras siguieron a sus representantes de las fiestas 2016 al son de las marchas moras. 

Por último, el bando de la media luna finalizó con los Realistas, dirigidos a caballo por sus capitanes José Miguel Fernández y María Fernández. Esta escuadra destacó por su colorido y las largas plumas en sus tocados.

Continuó la marcha el bando cristiano, con Contrabandistas, Cristianos, Piratas, Estudiantes y Zíngaros.

Hoy han disfrutado del desfile desde la tribuna de autoridades el alcalde de Petrer, Alfonso Lacasa y el edil y portavoz socialista en Petrer, Fernando Portillo, el primer edil de Sax y presidente de la Mancomunidad, José María Espí, y la máxima autoridad de Alcoy, Antonio Francés, entre otras autoridades de la comarca.

 

La fiesta por y para los eldenses

El desfile ha dado paso a una de las noches que más disfrutan los eldenses, pues el domingo es el día en el que las calles de la ciudad  se llenan de festeros, ya que los visitantes se han marchado, para aprovechar la última noche de sus queridas fiestas.

Los Moros y Cristianos finalizarán mañana, lunes 6 de junio, tras cuatro intensos días en los que la fiesta se ha adueñado de cada rincón de la ciudad. El primer acto tendrá lugar a las 10 horas, el Alardo de arcabucería del bando moro anunciará a la ciudadanía la proximidad de la Estafeta y Embajada Cristiana, que arrancará a las 11:30 horas en el Castillo de Embajadas. Los festeros cogerán energía durante el mediodía para disfrutar al máximo del último desfile los Moros y Cristianos de Elda, la Procesión de San Antonio Abad, a las 18:30 horas. Al acabar, se celebrará el traslado de la imagen del Santo a su ermita, pero antes de entrar en ella se disparará una alborada pirotécnica que pondrá fin a las fiestas de Moros y Cristianos de 2016.


La elegancia y vistosidad de las escuadras llenaron las calles de Elda | Jesús Cruces.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir