SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 4045
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los voluntarios de CODIS son uno de los pilares fundamentales de la asociación.

La Asociación CODIS (Club de Ocio para Discapacitados) proporciona desde su fundación en Elda, hace dos años y medio, jornadas de ocio para niños discapacitados una vez al mes, de forma que sus padres puedan disponer durante ese tiempo de un “respiro” que les permita disfrutar de sus amigos o parejas, sabiendo que sus hijos están cuidados en todo momento mientras realizan divertidas actividades.

CODIS surge por la iniciativa de cuatro madres: Elia Gil, Beatriz Martínez, Mari Catalán y Marga Poveda, presidenta, secretaria, tesorera y vocal de la asociación, respectivamente. Al principio hacían uso de una organización similar en Alicante, pero esta establecía los “respiros” coincidiendo con las fiestas alicantinas, como Hogueras o Santa Faz. De esa forma, deciden fundar la asociación en Elda y programar así los “respiros” con respecto a las fiestas eldenses, de manera que tanto padres como niños tuvieran más facilidad para disfrutar de los momentos de ocio.

“La labor de CODIS tiene en sus voluntarios uno de los pilares fundamentales”, subraya la secretaria Beatriz Martínez. Actualmente, más de 60 voluntarios, que van rotando para no acumular trabajo, cubren las necesidades de las 20 familias integradas en CODIS, llevando a los niños a albergues donde realizar actividades como pintar, moldear arcilla, hacer salidas a caballo o talleres con perros, así como disfrutar de la piscina y la playa en verano, tal y como harán en la siguiente excursión programada del 16 al 21 de agosto en la localidad de Agost.

Además, la disponibilidad de voluntarios permite que cada uno tenga a su cargo un solo niño, lo que implica una atención más cercana: “Todas las personas que deseen ser voluntarios tienen cabida. Más que un título o unos estudios específicos, lo que los niños más necesitan es corazón”, destaca Martínez.
De esta forma, tras una salida con los monitores, los niños regresan a casa felices mientras que los padres han disfrutado de un tiempo libre en el que desconectar de la rutina cotidiana.

La Asociación CODIS se mantiene gracias a la cuota anual de 50 euros que aportan los padres, quienes también pagan una parte de los campamentos y salidas de sus hijos, mientras que la asociación financia la otra mitad. Además, en el último año han podido acceder a alguna subvención para aliviar así los diferentes gastos.
Sin embargo, la principal fuente de recursos económicos de CODIS son las donaciones y las diferentes galas benéficas que se han realizado para contribuir con la labor de estas cuatro madres, como fueron las organizadas por el Gimnasio Espadas y el colegio Padre Manjón.

CODIS continúa con su labor y está abierta a todos los niños con discapacidad que soliciten ingresar: “Tenemos dos familias más que han contactado con nosotros y a partir de septiembre comenzarán a acudir a los campamentos y salidas programadas”, apunta la vocal Marga Poveda, quien recuerda como principal fuente de contacto la página de CODIS en la red social Facebook.

Los diferentes talleres sirven para que los niños disfruten de un momento de ocio y diversión.

Etiquetas

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir