SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 3682
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
AFA lleva cerca de dos meses en la sede de Sense Barreres | Jesús Cruces.

Un sueño que llega a su fin. La Asociación de Familiares y Amigos de Enfermos de Alzheimer, AFA, de Elda, Petrer y Comarca debe dejar la sede de Sense Barreres, ubicada en la avenida Felipe V de Petrer el día 20 de diciembre, tal y como acordaron en un contrato entre ambas entidades. Unas instalaciones que para AFA son de ensueño, como las que llevan 20 años esperando, pues allí cuentan con numerosas y espaciosas salas donde llevan a cabo sus talleres, un edificio amplio totalmente adaptado y un gran patio donde sus usuarios pueden pasear. Y lo peor para AFA es que las obras para arreglar el tejado de su vieja sede, aun no han terminado, por lo que no podrán reiniciar sus actividades en la calle Ramón Nocedal hasta después de las fiestas navideñas.

La presidenta de AFA, Isabel Orovio ha explicado que está previsto que las obras para arreglar el tejado concluyan esta misma semana o a principios de la próxima, y después deben pintar, limpiar y adecuar de nuevo cada sala a las necesidades de los usuarios. Y para estos, perder 15 días supone mucho, ya que la enfermedad avanza y es esencial hacer ejercicios físicos y mentales para ejercitar cuerpo y mente. Por ello, les gustaría poder compartir las instalaciones de Sense Barreres hasta que puedan volver a su sede. De esta forma no se quedarían sin servicio las 70 personas que cada día acuden a AFA.

Actualmente Sense Barreres ocupa solo una parte de las estancias de su sede en Petrer, el resto permanecen vacías, ya que esta entidad continúa a la espera de que la Generalitat Valenciana les permita abrir como Centro de Día para personas con discapacidad y enfermedades raras. Ahora Sense Barreres utilizará su sede para hacer una Escuela de Navidad para personas con discapacidad y enfermedades raras.


Los usuarios ocupan solo una parte del centro | Jesús Cruces.

Isabel Orovio y su equipo afirman que desde AFA "no nos sentimos queridos", ya que tienen como sede "una caja de cerillas". Desde AFA no comprenden que atiendan a diario a 70 usuarios y que cuenten con lista de espera por culpa de la sede, "que se nos queda pequeña, y luego haya otras entidades sin usuarios, o con muy pocos, y con unas instalaciones estupendas y que casi no se aprovechan" como Funredis, la Asociación de Enfermos Mentales, así como Sense Barreres. Actualmente AFA es una de las asociaciones de enfermos de alzhéimer de la Comunidad Valenciana mejor valoradas, de hecho, cuenta con el certificado de calidad ISO 9001, lo que refleja que le dedican mucho esfuerzo y dinero, "tenemos a los mejores profesionales posibles para seguir mejorando en calidad", afirma Orovio.

AFA lleva 20 años reivindicando una sede acorde a sus necesidades. Veinte años de promesas políticas que no se han cumplido por lo que admiten que ya no creen en los compromisos verbales. Como se recordará, a AFA el Ayuntamiento le cedió un terreno y le pidieron que crease un proyecto para disponer de su propia sede a instancias de la Generalitat Valenciana, con el apoyo del gobierno local del PP. Finalmente, el Ayuntamiento les pidió que renunciaran a la cesión del suelo para iniciar la obra, como un mero trámite, y el edificio se construyó con un diseño muy similar, que es el actual centro de día para personas mayores dependientes que se encuentra a las espaldas del Club de Campo. AFA entonces denunció que se le diera otro uso al edificio, pero perdieron la demanda, y el juez les vino a decir que "en política si no hay nada firmado no hay que creerlo, porque simplemente son promesas electorales", explica Orovio.


Orovio en uno de los talleres  | Jesús Cruces.

Desde AFA afirman que a ellos les dan igual los colores políticos, solo desean que haya "voluntad política", pues deben encontrar una solución. Afirman que no plantean nada "descabellado", sino no quedarse sin sede un mes, así como disponer de un centro nuevo, por ello creen que se debería analizar el número de usuarios que tiene cada asociación y el tamaño de sus respectivas sedes y, si fuese necesario, reunir a varias entidades con pocos usuarios en una misma sede y reubicar a los que tienen más usuarios en las instalaciones más grandes "a fin de cuentas son los Ayuntamientos los que pagan la luz y el agua, y lo suyo es sacarle el máximo provecho", afirman.

Orovio admite que es duro decirlo en voz alta pero que "al no ser niños, sino personas mayores, parece que hay menor sensibilidad, y parece que a los políticos no les interesa escucharnos". También se preguntan desde AFA si la falta de empatía por parte de los políticos tiene algo que ver con el trato que reciben.

La directiva de la asociación, encabezada por su presidenta Isabel Orovio, se reunirá mañana jueves con el alcalde de Elda, Rubén Alfaro, en la propia sede de Sense Barreres para trasladarle la urgente situación que viven, que se resume en que las obras en las instalaciones de AFA a cargo del Ayuntamiento comenzaron un mes y medio más tarde de lo previsto. Orovio también le recordará al alcalde la necesidad de una nueva sede: "Ahora es un problema político, las obras empezaron tarde y hay que encontrar una solución urgente".


Imagen de uno de los talleres de AFA | Jesús Cruces.

Etiquetas

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir