Imprimir
Visto: 626
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Cuando se avecinaba la primera gran exposición de zapatos en aquel Concurso Exposición que preparó y organizó la Concejalía de Fiestas del Ayuntamiento de Elda, de la mano del que fuera su concejal titular Roque Calpena Giménez, y que tendría su eclosión en 1959 y marcaría el inicio de las Ferias del Calzado en Elda, apareció una revista cuyo titular lo decía casi todo, "Elda Creadora". Fue a finales de mayo de 1958, cuando el sector zapatero de la ciudad, se vio gratamente sorprendido con la aparición de esa revista que despertaba un enorme interés y, efectivamente, tanto los profesionales como personas vinculadas al sector zapatero, escribían en sus páginas y mostraban sus diseños. Se trataba sencillamente de un aporte más al prestigio del calzado exclusivamente  hecho en Elda.

Más adelante, en 1966, fue el momento de otra revista especializada en el lanzamiento de tendencias sobre el calzado, con algunos textos alusivos a los primeros años de las Ferias y la situación de auge que vivía el sector zapatero en general. La revista que era propiedad de Lutgardo Sánchez Lorenzo, se llamaba "Calzado Español - Arte y Moda". El primer número contaba como maquetadores con las firmas de Joaquín Iñiguez Amat y Manuel Pastor Castaños; las fotografías eran de José Miguel Bañón y Román, en otros números posteriores, hasta un total de cinco, se sumarían Estudios Modalín, Carpena, Pons Capella, Durá, Mateo, Chaumel y otros. La revista se editaba dos veces al año y contaba con la colaboración de una gran variedad de empresas que hicieron posible, con sus anuncios, sufragar el coste de las ediciones.

Más adelante, en 1969, se editó otra revista especializada en el lanzamiento de tendencias. En esta ocasión editaba la prestigiosa empresa Prensa Técnica S.A. y el nombre era "MODAPIEL" (Moda del calzado y de la piel). Como asesor especial contaba con la firma de Roque Calpena, se editaba desde Barcelona aunque los textos hacían siempre mención a los zapatos fabricados y diseñados en el Medio Vinalopó. La revista con el "tirón" del Director General de la FICIA, contaba con un nutrido número de anunciantes que aportaban sus propias maquetas y fotografías.

Todas ellas desaparecieron con poco recorrido, e incluso hubo otros intentos que tampoco fueron muy longevos en ediciones, sin embargo, esos ecos por ofrecer unas propuestas españolas, que más adelante tendrían continuación en el lanzamiento de tendencias desde Inescop y AMEC, entre otros, supondrían unas iniciativas muy loables que sería bueno recuperar.