Imprimir
Visto: 4758
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Bartolomé y Damián Crespi se desplazan desde Mallorca a Elda, para montar una fábrica de calzados de caballero con compañeros de trabajo de la antigua y prestigiosa fábrica de "los Bellods", era a principio de los años 50. Esa fábrica estaba estructurada en varios talleres separados: en diferentes lugares de la ciudad: en la calle Cura Navarro, ubican el cortado y aparado; en la calle Maria Guerrero nº 15 a los zapateros y en la misma calle pero en el nº 9 al almacén, facturación y oficinas. Parte de la producción se exportaba a Islandia, además de atender el mercado de España y con el nombre de "Shoes Mallorquins". Los hermanos se separaron en 1959, Damián monta un taller de picados y grabados y Bartolomé se marcha a Madrid, para hacerse cargo de las tiendas de su suegro Teófilo Gil Navarro. En la capital conoció a otros comerciantes, Luís Gutiérrez RamírezJuan José Redondo Lomas, juntos deciden montar una fábrica en Elda, con la incorporación como diseñador de Valentín Hilario Fernández, se crea un neologismo (a partir de las iniciales de varias palabras se forma una nueva) y nace Valfer con las dos letras del nombre y apellido del modelista.

En Europa se trabajaba con la marca Jacques Esterel. Cerró la fábrica en el año 1979 por jubilación de su propietario.

Batolomé Crespi con un grupo de aparadoras y almacenistas de la fábrica.

Manuel Esteve Vera, fue uno de los fabricantes más importantes en un calzado en el que empleaba un alto porcentaje de pieles de reptiles para confeccionar, a mediados de los años 50, un cuidado zapato de mujer de alta gama. La fábrica estaba ubicada en la calle Francisco Alonso y empleaba como marca de fábrica las iniciales de su nombre y apellidos MA.E.V. "MAEV". Esta empresa participó en los primeros años de implantación de las Ferias del Calzado en Elda y contribuyó a un indudable prestigio del zapato de lujo de mujer.

Calzados Carbonell como marca, hubo también en la década de los años 50, una fábrica de calzados de alta gama para mujer en la antigua calle General Monasterio, hoy Pablo Iglesias, esa modesta industria realizaba un cuidado zapato para señora, en línea con los zapatos que caracteriza a nuestra industria actual, zapatos que han dado valor y nombre a nuestra ciudad.