SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Trabajadores de Firestone luchando por un convenio justo en la factoría de Torrelavega (1968). | www.eldiario.es/norte/cantabria/sociedad  

Hacía 4 años que el régimen del general Franco había conmemorado por todo lo alto los “XXV años de Paz”. Las celebraciones exaltaron al régimen al tiempo que legitimarlo como garante de la paz, el orden, el progreso y la estabilidad en una década, de los años sesenta, de desarrollo económico. Las exposiciones, festivales, concursos, publicaciones, estrenos cinematográficos, que concurrieron en la celebración oficial venían a dar una imagen moderna del país. El Plan de Estabilización del 59 estaba dando sus frutos con una decidida apertura del régimen en lo económico que, sin embargo, no vino acompañado de una correspondiente evolución en lo político y lo social que una parte relevante de la sociedad estaba ya demandando. Por eso, en los años sesenta el país asistió a una interesante dialéctica entre el discurso oficial e intransigente del régimen y otros discursos ideológicos, culturales y artísticos que rápidamente se van abriendo paso en la sociedad.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un 28 de abril de 1969 entraba en funcionamiento los semáforos de uno de los cruces de calles más transitados de Elda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Barrio de la Estación de Monóvar

A los escasos días de la constitución del nuevo Ayuntamiento salido de las elecciones municipales del domingo 12 de abril de 1931, el nuevo alcalde de Elda, Emérito Maestre, procedió al nombramiento de los alcaldes pedáneos de las diferentes partidas eldenses.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cuadro de las Capitulaciones de Santa Fe.

Quizás sea un poco exagerado vincular la historia de Elda con la gesta colombina de la llegada, en octubre de 1492, de los tres navíos castellanos a las Indias Occidentales, como fueron llamadas las tierras posteriormente conocidas como América. Sin embargo, existe una relación, si no instrumental, sí formal o personal. Y este vínculo es Joan de Coloma, secretario personal que fue de Juan II de Aragón y, posteriormente, de los reyes Isabel de Castilla y Fernando II de Aragón. El tal Coloma será el fundador de un linaje familiar que ostentó la titularidad del condado de Elda entre 1577 y 1729.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los Cinco Infelices, en 1958, en la escalera principal del Casino Eldense. De izquierda a derecha: José González Rico “Gonzalito”; Antonio Sirvent Casáñez “Mondonguito”; Vicente Sirvent Maestre “El Nene Primero”; Emilio Martínez Martínez “El duque de la Tartana”; y en el centro bajo Francisco Crespo Guarinos “Canutito”.

Transcurría plácidamente la Semana Santa de 1927. Ese año el triduo pascual iba a desarrollarse entre 14 al 16 de abril. En España, la dictadura militar de Primo de Rivera empezaba manifestar síntomas de agotamiento: el directorio militar (1923-1925) había dejado paso al directorio civil. La ciudad de Elda era gobernada por el industrial del calzado Pablo Maestre Sirvent, quien ostentaba la alcaldía accidental tras el fallecimiento en el cargo de Francisco López Pérez. El día 14 de abril de aquel 1927, hoy hace 92 años, tuvo lugar un episodio protagonizado por un grupo de jóvenes que, a medio camino entre lo irreverencia y la inconsciencia propia de la juventud, trascendió más allá de ese año y de la sociedad de su tiempo hasta quedar inmortalizado, de forma simpática, en una de las mas populares cancioncicas que durante las décadas siguientes y hasta llegar a nuestros días, se cantan durante las Fiestas Mayores.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Julio Olaya Pomares y Adrián Amorós Herrero son trasladados a hombros por la multitud por la calle Nueva.

Tal día como hoy, pero hace 65 años, regresaron a Elda los eldenses que, integrados en la División Azul, fueron voluntarios a combatir contra la Unión Soviética durante la II Guerra Mundial y que tras largos años de cautiverio en territorio soviético fueron puestos en libertad, gracias a las gestiones de la Cruz Roja.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista del Manicomio Provincial de Elda, antiguo convento franciscano de Nª Sra. de los Ángeles.

Un 31 de marzo de 1941, hace 78 años, se inició el derribo del edifico del Manicomio Provincial de Alicante, situado en lo alto de una pequeña loma en lo que hoy es el barrio eldense de la Virgen de la Cabeza.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El pretendiente Carlos VII de Borbón (1848-1909).

Apenas hacía un par de meses que el joven Alfonso XII había accedido al trono de España, tras el pronunciamiento militar del general Martínez Campos en Sagunto que permitió la reinstauración de los Borbones en el trono de España tras el reinado de Amadeo de Saboya (1871-1873) y la proclamación de la República (1873-1874).

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista de la casa consistorial eldense y de la plaza de la República.

Un lunes 13 de marzo de 1939, a escasos 18 días del final de la Guerra Civil, el Consejo Municipal de Elda (act. Ayuntamiento) celebró la que sería la última sesión del gobierno municipal republicano antes del 1 de abril.

Presidida por Manuel Alberola Castelló, presidente del consejo, al pleno asistieron José Ruano López y Angel Maestre Martínez, por la UGT; Antonio Parra García y José María Soler Vicedo, por el Partido Sindicalista; Natalia Tendero Gil, por el Partico Comunista; Diego Iñíguez Martínez, por la CNT; y José Aracil Garrigós y Pedro Sirvent Verdú, por Izquierda Republicana.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El coronel Segismundo Casado lee el 5 de marzo de 1939 su manifiesto contra Negrín en los micrófonos de Unión Radio, justificando la sublevación contra el gobierno de la República.

La sublevación del coronel Casado durante la tarde-noche del domingo 5 de marzo de 1939 contra el presidente del gobierno de la República, Juan Negrín, precipitó los acontecimientos dentro del bando republicano y obligó al presidente del gobierno, a los pocos ministros que le acompañaban y a destacados dirigentes del Partido Comunista a abandonar España. A lo largo del lunes día 6 de marzo, varios aviones, en sucesivos vuelos y a diferentes horas, despegaron desde el aeródromo del Hondón, en Monóvar, con dirección a Orán y a Toulouse.

Tras la caída de Cataluña en manos de las tropas sublevadas (enero-febrero, 1939), y tras un periplo por las ciudades de Alicante, Valencia, Madrid y Albacete para entrevistarse con los mandos militares y políticos de la “Zona Centro”, único territorio bajo control republicano y así evaluar las posibilidades de resistencia, Negrín decidió trasladar lo que quedaba del aparato de gobierno republicano a Elda.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir