SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista panorámica de la conurbación Elda-Petrer desde el castillo de Petrer | Jesús Cruces.

Al escaso mes y medio de haber sido rechazada la primera propuesta de fusión de los municipios de Elda y Petrer que el ayuntamiento de la primera realizó el 12 de mayo de 1969 al ayuntamiento de la segunda; el 7 de julio de ese mismo año, el ayuntamiento eldense, presidido por Antonio Porta, vuelve a proponer al ayuntamiento petrerense, presidido por Pedro Herrero, que se estudie con detenimiento el proyecto de unión, en condiciones de igualdad, de ambos municipios. Propuesta en la que se desistía de cualquier intento de promover la segregación de una parte del término municipal de Petrer para su agregación a Elda, y en la que se apelaba al bienestar y prosperidad de los vecinos de ambos pueblos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Emérito Maestre, alcalde de Elda entre abril y julio de 1931.

Pocos meses duró la euforia republicana en Elda tras las elecciones municipales del 14 de abril de 1931, en la que la aplastante victoria de la conjunción republicano-socialista llevó a la alcaldía de Elda al empresario Emérito Maestre, como el concejal más votado al haber alcanzado los 845 votos, seguido a escasa distancia por José Ruano López, con 839 votos.

Sin embargo, aquella rotunda mayoría absoluta pronto trocó en inestabilidad política antes las disensiones internas y discrepancias personales e ideológicas entre los miembros de la nueva corporación republicana.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Corría el año 1927, la dictadura del general Primo de Rivera (1923-1930) ya había dado el paso hacia la institucionalización del régimen con la constitución del Directorio Civil. Elda inició el año con el inesperado fallecimiento del alcalde Francisco López Pérez, quién moría el 29 de enero de 1927 ostentando la alcaldía eldense.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Corría la primavera del A.D. de 1296, el reino castellano de Murcia había sido invadido por Jaime II de Aragón y el monarca aragonés se esforzaba por consolidar su conquista, tanto por la fuerza de las armas como por atraerse a su causa a los diferentes señores feudales propietario de señoríos, antes vasallos de Fernando IV de Castilla y que ahora tenían que reconocer y rendir acto de pleitesía al rey de Aragón; así como a las gentes, en especial a la mayoría musulmana de la mayor parte de las poblaciones mudéjares conquistadas.

Elda y Novelda pertenecían  por entonces a Violante Manuel. A la muerte del infante Manuel (1283), señor del extenso señorío de Villena, ambas poblaciones del Valle Medio del Vinalopó fueron legadas, por voluntad testamentaria, a su hija Violante; siendo separadas del resto del señorío manuelino que pasó a propiedad de su hermastro don Juan Manuel y conformando un señorío aparte.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Gigantes y cabezudos eldenses en 1922, en la esquina de la calle Barberán y Collar con la calle Jardines.

Paréceme que oigo las marchas de nuestra música popular, que veo las danzas de nuestros gigantones monstruosos, … Así relataba nuestro paisano más ilustre, don Emilio Castelar sus recuerdos de infancia por las calles de Elda con motivo de las festividad del Corpus Christi.

Cronistas, trovadores populares y periodistas nos aportan datos sobre la antigüedad de la celebración de Corpus y de la presencia de los Gigantes y Cabezudos por las calles de Elda, como mínimo desde mediados del siglo XIX.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En reconocimiento a los servicios prestados al frente del gobierno político del distrito de Alcoy entre 1847 y 1849, el 2 de junio de 1849, y por Real Orden de Isabel II, le fue concedido al eldense Juan Rico y Amat el honor de ser nombrado Comendador de la Real Orden de Isabel la Católica.

La Real Orden de Isabel la Católica es una distinción honorífica de España, instituida por el rey Fernando VII el 14 de marzo de 1815, con el nombre de Real y Americana Orden de Isabel la Católica, con el fin de "premiar la lealtad acrisolada y los méritos contraídos en favor de la prosperidad de aquellos territorios". Tras la renuncia a la reconquista de los virreinatos americanos y el paulatino reconocimiento de las repúblicas independizadas, la orden fue reorganizada en julio de 1847, tomando el nombre de Real Orden de Isabel la Católica. En la actualidad, y tras su reforma de 1998, su función es premiar aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la Nación Española con el resto de la comunidad internacional.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 

Antigua estación de Elda, construida en 1862.

Hoy hace 160 años que la línea Aranjuez-Alicante fue inaugurada por la reina Isabel II. Fue un 25 de mayo de 1858 cuando la reina se desplazó, a la velocidad de 32 km/h., y en un viaje de 12 horas, hasta Alicante para inaugurar oficialmente la línea que ya había sido abierta al tráfico de mercancías y personas el día 15 de marzo de ese mismo año.

Las obras del tramo Almansa-Alicante dieron comienzo el 29 de marzo de 1853, siendo finalizas, tras varios cambios en las compañías concesionarias de la obras, en diciembre de 1857.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen de un grupo de ciclistas de la época.

Desde que a finales del siglo XIX las bicicletas adquirieran su configuración actual, con ruedas de igual tamaño, tracción por cadena y neumático hinchables parecidos a los de las bicicletas actuales, España siguió el camino de otros países europeos en la afición por la bicicleta. Será durante la década de los años 90 del siglo XX cuando se difunda y generalice la bicicleta en pueblos y ciudades, alcanzando su cénit entre 1895 y 1899 con la aparición de un buen número de clubs y creación de nuevas sociedades ciclistas. La organización de salidas, excursiones y carreras, e incluso la publicación de revistas especializadas y la construcción de algunos velódromos, fueron habituales en la última década del lejano siglo XIX.

Si bien la noticias más antigua que tenemos en Elda de la presencia de bicicletas es la organización de una carrera ciclista con motivo de las Fiestas Mayores de 1914 que se celebró el día 6 de septiembre, a la cinco de la tarde, en la calle Nueva; serán los últimos años del siglo XIX cuando las calles y caminos de Elda empezarán a ser frecuentados por ciclistas de Elda y de otras localidades.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen actual del edificio de la CNT | Jesús Cruces.

Hace 58 años, un 15 de mayo de 1960, dieron inicio las obras de construcción de la Casa Sindical. En el entonces número 11 de la calle Menéndez Pelayo (act. nº 13), y sin ceremonia oficial alguna de colocación de la primera piedra, se empezó a construir un edificio que albergaría todas las dependencias sindicales que hasta el momento funcionaba de forma dispersa por toda la ciudad, en lugares en ocasiones sin las condiciones debidas.

La Organización Sindical Española, comúnmente conocida como Sindicato Vertical, fue la única central sindical que existió en España entre 1940 y 1977, durante el período del régimen franquista. Durante casi cuarenta años se convirtió en el único sindicato autorizado, agrupando en su seno hasta un total de 26 organizaciones sindicales de ámbito nacional.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Zona central del eclipse total de sol de 1706 en su recorrido por la península ibérica

Hacía escasos cinco años que el siglo XVIII había dado inicio, las Españas se debatían en una guerra civil por la Sucesión a la Corona. Borbones y Habsburgo luchaban en lo que algunos historiadores han llamado la primera guerra mundial, dado que la cantidad de contendientes, alianzas y escenarios bélicos superaron ampliamente el ámbito estrictamente europeo. La villa de Elda que ya había manifestado su fidelidad a la causa de Felipe V, como legítimo rey de España y de las Indias, aguardaba los acontecimientos bélicos que estaban por venir y desarrollarse por tierras alicantinas. Las autoridades municipales se afanaban en preparar las defensas de la villa ante la previsible presencia de tropas austracistas: refuerzo de portales, reparación de la cerca de la villa, establecimiento de centinelas en la Torreta, guardias nocturnas en torres del castillo y la iglesia, ...

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir