SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 6031
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista panorámica del castillo de Elda, en 1897 | Fotógrafo: O. Vaillard

Desde que en 1848 el palacio señorial de Elda fuese vendido por el Estado en pública subasta para pagar las costas del pleito de reversión a la Corona de la Villa de Elda, establecido en 1815 y que se alargó hasta 1841, la fortaleza eldense fue cambiando de manos. Si bien al principio sus propietarios velaron por su integridad, a partir de 1866 fue utilizado como cantera de materiales de construcción para diversas obras públicas y privadas.

Tal de hoy como hoy, pero un 17 de enero de 1889, en plena celebración de la tradicional festividad de San Antonio Abad, se producía la última de las transmisiones de la propiedad del castillo de la que tenemos noticia antes de la inscripción a nombre del Ayuntamiento de Elda.

Hoy hace 130 años que José Navarro Abad, natural de Novelda y a la sazón propietario de la fortaleza eldense vendía a Rafael Romero Utrilles, uno de los empresarios pioneros de la industria del calzado eldense, el castillo de Elda. Compraventa formalizada ante el notario de Novelda por el precio de 400 pesetas.

 Rafael Romero Utrilles, último propietario del castillo de Elda.

Desconocemos la finalidad de aquella compra, si fue con un carácter especulativo de los terrenos o fue con un carácter de protección del que fuera palacio residencia de la Casa Condal de Elda durante los siglos XVI y XVII. Con el fallecimiento de Rafael Romero en 1921, y la ruina total del castillo por el expolio de vigas de madera y otros materiales de construcción, así como por los sucesivos derribos de paredes y murallas acometidos por el ayuntamiento para evitar desgracias y accidentes, la propiedad legal del castillo quedó en olvido; no siendo reclamada por nadie para no tener que hacer frente a los gastos económicos de mantenimiento, conservación o demoliciones ordenadas.

Durante más de 40 años el castillo estará abandonado, sin que nadie lo reclamara o si quisiera hacer cargo del mismo. Será en 1964, cuando al amparo de los programas nacionales de restauración de una buena parte de castillos españoles y del surgimiento de cierta sensibilidad a este tipo de patrimonio, cuando el consistorio eldense, presidido por Antonio Porta Vera, inicia el trámite legal para inscribir a nombre del Ayuntamiento la propiedad del castillo de Elda.

Escritura de compraventa del castillo de Elda (1889).

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir