SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 4272
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hace hoy 60 años, un 1 de junio de 1957, un grupo de cuatro agentes municipales asumieron el reto de regular la circulación de vehículos en un una ciudad en crecimiento demográfico, en crecimiento urbanístico y con un incremento considerable del número de vehículos.

Si bien la presencia de guardia municipal, tanto urbana como rural, se remonta en nuestra ciudad al siglo XIX, el aumento del número de vehículos a motor propiciado por la industrialización y el desarrollo acelerado de la pujante economía eldense, motivó a que el Ayuntamiento de Elda acordase en sesión plenaria del 20 de septiembre de 1956 la creación de cuatro puestos de guardias urbanos, cuya misión fuese la de regular el tráfico por la ciudad, en especial en la travesía de la antigua carretera nacional N-330.

Fue un caluroso sábado 1 de junio de 1957 cuando los cuatro agentes urbanos empezaron a “poner orden” en aquella ciudad de 20.699 habitantes. Con el paso del tiempo, guardias urbanos y guardias municipales fueron fusionados en lo que hoy en día conocemos como Policía Local que, junto con las de toda España, la Guardia Civil y Policía Nacional forman parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Aquel primigenio y reducido cuerpo de cuatro agentes del orden público ha crecido hasta alcanzar hoy en día una plantilla de más de 110 policías municipales. Durante estos 60 años varias son las denominaciones con las que se les ha conocido. La figura del guardia urbano, policía municipal o policía local fue y es un elemento de seguridad ciudadana en nuestras calles, cuya figura representa la autoridad de la ley en el ámbito jurisdiccional del término municipal.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir