SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 6679
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un 9 de julio de 1756, hace 261 años, una plaga de langosta, procedente de las tierras de la comarca de Yecla-Jumilla, se cernió fatídicamente sobre todos los pueblos de las comarcas del Medio y Alto Vinalopó.

La langosta es considerada, junto con las ranas, piojos, moscas, úlceras, muerte de los primogénitos y otras, una de las plagas bíblicas con las que Dios castigó a Egipto por no dejar marchar al pueblo hebreo a la Tierra Prometida. En el imaginario popular de nuestros antepasados fue una de las calamidades más temidas, no por la aprensión a este insecto conocido popularmente como saltamontes, sino por la voracidad y el gran tamaño que alcanzan durante su proceso expansivo, arrasando hectáreas de campos de cultivo enteros, sembrando el hambre entre la población.

Durante casi un mes, desde el 9 de julio en la que apareció por el horizonte de las villas de Elda y de Petrer, y hasta el 17 de agosto, hubo langostas en los campos. Para su exterminio se confió tanto en la acción directa para lo que fue necesario recoger dinero entre el vecindario, al que se sumaron las 30 libras aportadasp por el conde de Elda; como en la intervención celestial, mediante la celebración de rogativas. En una de ellas la imagen de la Virgen de la Salud fue trasladada hasta la ermita de San Blas, en el paraje de la Cruz de San Blas. Al mismo tiempo, mosén Bartolomé Payá, cura de la iglesia parroquial de Santa Ana, plantó y bendijo cuatro cruces de madera en cada uno de los cuatro puntos de entrada a la villa.

Azote que volvió a repetirse en abril y mayo de 1758 cuando una nueva plaga de langosta cae sobre el condado, empleando el ayuntamiento de Elda 50 libras y 13 sueldos en pagar peones que mataran la langosta

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir