SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

10 JUL 2020 Fundado en 1956
Visto: 3366

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La labor de los profesionales ha sido esencial.

El último paciente ingresado por COVID-19 en el Hospital General Universitario de Elda ha recibido el alta esta mañana, por lo que actualmente no hay casos confirmados de la infección por el virus SARS-CoV-2 hospitalizados. Este hito se suma al alcanzado hace semanas cuando pasó a planta la última persona ingresada por la enfermedad en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Desde el inicio de la pandemia y la detección del primer caso a principios de marzo, los momentos de mayor presión asistencial por COVID-19 en el Hospital de Elda tuvieron lugar en los primeros días de abril con cerca de 200 personas hospitalizadas por coronavirus.

Para hacer frente al aumento de pacientes con esta enfermedad, se llegó a casi duplicar el número de las camas del hospital y se multiplicó por cuatro la capacidad de la Unidad de Cuidados Intensivos, distribuidas entre las zonas de Reanimación y Unidad de Cirugía Sin Ingreso, además de la propia UCI.

A pesar de haber alcanzado estos hitos en el ámbito hospitalario, desde el Hospital subrayan la importancia de mantener las medidas de prevención ante el coronavirus: "Debemos ser conscientes de que el virus está todavía entre nosotros y, por muy preparado que esté el Sistema Público para contener cualquier incremento de la incidencia, las mejores medidas para protegernos del coronavirus están en pequeños gestos como ponernos la mascarilla, guardar la distancia de seguridad, lavarnos de manos y desinfectar las superficies", ha afirmado la gerente del Hospital, Vicenta Tortosa.

La Conselleria de Sanidad ha reforzado las medidas de prevención en los centros de Atención Primaria. Ante cualquier paciente con sintomatología compatible con la enfermedad, el personal sanitario solicita pruebas diagnósticas de manera inmediata y sigue todos los procedimientos como si fueran casos confirmados para interrumpir la cadena de transmisión con la mayor rapidez posible.

La carpa en la que hacen pruebas de COVID-19 continuará en funcionamiento en el aparcamiento del Hospital General Universitario, aunque se ha sustituido la donada por Cruz Roja Elda por una caseta con aire acondicionado, pues el personal del centro entre el calor y el Equipo de Protección Individual, EPI, sufría mucho, incluso algunos llegaron a perder hasta siete kilos de peso. 


El personal llegó a atender a 200 enfermos ingresados a la vez.

Etiquetas

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir