SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 3996
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Corrían los primeros días del año de 1879, la villa de Elda y al igual que el resto del país retomaba la estabilidad política tras la restauración de Alfonso XII. Normalidad que permitió celebrar las tradicionales fiestas de Moros y Cristianos en honor a San Antonio Abad.

Así, un lunes 13 de enero de 1879, hoy hace 140 años, el ayuntamiento de Elda iniciaba todos los trámites administrativos para la celebración de las fiestas. Lo primero que se cursó fue la comunicación de las fechas de celebración a la autoridad superior: el gobierno civil de la provincia.

“….en los días 16, 17 y 18 del actual tendrá efecto en esta villa, siguiendo la costumbre establecida otros años, la fiesta de Moros y Cristianos dedicada a San Antonio Abad con tiros de arcabuz …. para su conocimiento y efectos que estime conveniente”.

Bandera de la Comparsa de Moros, de Elda (1883).

A continuación, y el consistorio eldense muy celoso del mantenimiento del orden público durante la celebración de las fiestas el jueves 16, viernes 17 y sábado 18 de enero de 1879, remitía carta dirigida al comandante de puesto del cuartel de la Guardia Civil, de Petrer, solicitando que efectivos del benemérito cuerpo se personaran en Elda desde las 8 de la mañana del día 16 hasta el domingo 19 para “… conservar el orden de las fiestas intituladas de Moros y Cristianos, que se han de celebrar en honor de San Antón”.

Fiestas que por aquel entonces también estaban integradas por diversas comparsas que formaban los bandos moros y cristianos. Sin embargo, frente a la única comparsa de Moros, el bando cristiano estaba formado por catalanes, aragoneses, romanos y marinos. Comparsas todas que hacían “… su entrada a las diez de la mañana del primer día en la población; por la tarde simulan en el alto de San Miguel la función de guerra en que quedan vencedores los moros; al anochecer y acompañando al reverendo clero, trasladan al santo desde su ermita a la Iglesia.”, dando comienzo así la fiestas de Moros y Cristianos de Elda de hace 140 años.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir