SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2052
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Panorámica de la Plaza Mayor de Elda. Autor. José Manuel Pérez. 8 de julio de 2006.

La Plaza Mayor de Elda acaba de cumplir 25 años. Fue un viernes, 28 de octubre de 1994, cuando Joan Lerma Blasco, presidente de la Generalitat Valenciana, procedía al corte simbólico de la cinta que inauguraba una de las actuaciones urbanísticas más ambiciosas de Elda, tanto por su magnitud como por su trascendencia social para todos los eldenses.

Ya contemplada desde principios de la década de los años 80 cuando se inició la adquisición de los terrenos, la Plaza Mayor de Elda fue una realidad diez años mas tarde.

Iniciativa promovida por Promociones MAISA, el autor del proyecto y la dirección de obra fue del arquitecto Félix Palacios, siendo ejercida la dirección técnica por el aparejador Alejandro Perseguer; dando inicio las obras el 6 de mayo de 1991. Las obras fueron precedidas por la exposición pública de la maqueta de la Plaza Mayor en la entonces Casa de Cultura para informar a todos los eldenses del proyecto a construir sobre una superficie de unos 8.000 m² y en el que se proyectaron 125 viviendas, 30 locales comerciales, amplio parking de dos plantas, además de trasteros para viviendas y locales. Superficie de la cual unos 3.800 m² constituyeron la parte pública de la plaza.

La ejecución del proyecto supuso la desaparición de además de edificios de fábricas y talleres, dispuestos en caótica ordenación urbanística, de dos emblemáticos espacios del ocio eldense durante décadas: el Cinema Coliseo y el Cine Alcázar. Pérdida que fue compensada por la ganancia del que con el paso del tiempo se ha convertido en el gran espacio público eldense por antonomasia.

Transcurrirían 3 años hasta que en el verano del año 1994 las obras tocaban a su fin. La Plaza Mayor era ya una realidad en Elda y nuestra ciudad ganaba un espacio urbano de encuentro de sus gentes como nunca antes lo había tenido.

Elegido el día atendiendo a la agenda de la presidencia de la Generalitat Valenciana, el viernes 28 de octubre de 1994, Joan Lerma, acompañado de Roberto García Blanes, alcalde de Elda; de Antonio Mira-Perceval, presidente de la Diputación Provincial de Alicante; concejales eldenses, diputados provinciales y otras autoridades locales y provinciales, así como el representante de la empresa promotora Marcial A. Fernández Iborra, se procedió a inaugurar la plaza.

En aquel acto Rosa Mª Jaén, Fallera Mayor de Elda 1994, fue la encargada de hacer entrega al presidente de la Generalitat de las tijeras con la que se cortó la cinta inaugural, tras la cual la comitiva accedió al recinto, donde las autoridades pronunciaron los discursos de rigor.

Aquella idea, aquel proyecto, aquella obra ha acabado convirtiéndose en todo un referente urbano y social para los eldenses del presente y de futuro. Hoy en día la Plaza Mayor es centro neurálgico de la vida social de Elda. Por ello, y en agradecimiento a su apuesta por la revitalización urbanística eldense, el ayuntamiento concedió a Marcial Antonio Fernández Iborra el Escudo de Oro de la ciudad el 3 de febrero de 1995.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir