SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

7 AGO 2020 Fundado en 1956
[Blogs arriba corto] #ConNuestroComercio
Visto: 544

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La música siempre ha formado parte de la cultura e idiosincrasia eldense. Ya desde 1579 tenemos constancia documental de lo apreciado que eran los juglares y músicos eldenses en otros puntos de la geografía valenciana, como cuando, por ejemplo, eran llamados desde Orihuela para festejar el recibimiento y toma de posesión del nuevo gobernador. Pero junto con la música, el canto también ha sido otra de las aficiones intergeneracionales de los eldenses.

Un 23 de julio de 1932, hoy hace 88 años, el salinero Ignacio Juan Barceló fundaba el Orfeón Sinfónico Eldense. Natural de Salinas y afincado en Elda desde los 14 años, la primera sede social del orfeón quedó instalada en los altos del Bar Soler, en la plaza de Niceto Alcalá-Zamora (act. Sagrado Corazón de Jesús), siendo trasladado de sede en mayo de 1933 al número 2 de la calle Poeta Zorrilla, local donde el maestro don Ramón Gorgé tenía su compañía de teatro.

Ignacio Juan nació en Salinas, el 16 de enero de 1907, estudiando los principios de solfeo, estudios que amplió en Elda, donde aprendió a tocar la guitarra y demás instrumentos de pulso y púa. Su afición le impulsó a la fundación del citado Orfeón y a realizar una intensa labor de enseñanza musical.

Después de unos años en Elda se trasladó a Alicante donde compuso numerosas obras musicales dedicadas a Alicante y a otros pueblos de la provincia, caso de Benidorm, Calpe, Guardamar, Elche, etc.

La inquietud cultural de los años de la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) y del quinquenio republicano en Elda (1931-1936) cristalizó, entre otros muchos aspectos, en la fundación del orfeón que permitió realizar una intensa labor de enseñanza del solfeo, del canto y de los instrumentos de bandurria, guitarra y laúd, formando una nutrida rondalla que llegó a superar el centenar de componentes.

A lo largo de su corta trayectoria (1932-1936), el Orfeón Sinfónico Eldense actuó varias veces en Elda y en otras poblaciones cosechando éxitos. Entre los festivales en los que participó en la localidad destaca el celebrado el del 1 de septiembre de 1933 en el Teatro Castelar. Actuación en el que se interpretó el “Himno a Elda”, compuesto y dirigido por su autor, Francisco Santos Amat (1875-1949), interpretado por 120 voces mixtas y que cosechó un clamoroso éxito, quedando grabado en la mente de quienes lo vivieron.

En julio de 1935, el Orfeón se encontraba en precaria situación económica, por lo que pidió al Ayuntamiento un donativo de 2.000 pesetas. No pudiendo la corporación municipal conceder esta subvención y con el fin de ayudar en lo posible a esta sociedad, acordó organizar un acto artístico patrocinado por el ayuntamiento al objeto de obtener fondos. Evento cultural, ultimo del que se tiene noticia del orfeón, que fue el celebrado el día 10 de septiembre de 1935, con una velada artístico-literaria en el Coliseo España, en la que actuó de mantenedora la periodista Concha Peña, a quien poco después el ayuntamiento eldense honró dando su nombre a una calle (act. calle Paquito Vera).

En esta velada el Orfeón Sinfónico Eldense interpretó las obras de libre elección y obligada que había ensayado para el próximo festival-concurso provincial de orfeones: “En el bosque”, coro alemán a cuatro voces, de Kucken , y “Saltarella”, de Saint Saens, ambas dirigidas por el profesor don José María Requena. En este acto fue entregado a la coral su estandarte, dibujado por Fraterno Valera y registró la presencia de la “Bellea del Foc 1935” y sus damas de honor, como representantes de las fallas de Elda.


Francisco Santos Amat (1875-1949), autor del Himno de Elda.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir