viernes, 7 de mayo de 2021

Elda en la Exposición Universal de Viena

Gabriel Segura
Hace 5 días
525
Elda en la Exposición Universal de Viena
Vista del recinto ferial de la Exposición Universal de Viena, 1873

Larga es la historia de la presencia de los productos eldenses en el comercio internacional. Para encontrar la primera referencia nos debemos remontar al siglo XIX.

Cuando la industria zapatera todavía se encontraba en un estadio preindustrial y no había despegado con fuerza, la villa de Elda estuvo presente en la Exposición Universal celebrada en Viena entre los días 1 de mayo y 31 de octubre de 1873.

La asistencia española a aquella exposición universal fue auspiciada, de forma entusiasta, por el gobierno de la recién estrenada República Española a modo de escaparate mundial del nuevo régimen político tras el derrocamiento de la monarquía de Isabel II y la abdicación del rey Amadeo de Saboya.

Varios productores agrícolas e industriales eldenses de la época mostraron al mundo entero sus productos en el magnífico reciento ferial de la entonces capital del imperio austrohúngaro, bajo el reinado del emperador Francisco José de Austria.

Hasta la ciudad del Danubio llegaron el afamado aceite, vinos y almendras de Pedro Juan Amat, al que los eldenses debemos la construcción de la icónica “Casa de las Beltranas”; el cotizado aceite, producto de la huerta eldense, de Lamberto Amat y Sempere; el esmerado papel de estraza, de Manuel Olcina Gosálvez; los felpudos y esteras de esparto, de José Pérez Gil; y las sogas y cordelería de esparto de un Amat y Maestre. ¡Todo un reto comercial para la época!.

Aquellos afamados prohombres eldenses del momentos desconocían que eran los últimos intentos de la Elda agrícola de adaptarse a una economía en transformación, en la que la industria del calzado acabaría imponiéndose de forma aplastante a partir de la última década del siglo XIX.

 

Gabriel Segura
Gabriel Segura
Acerca del autor

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Leer más

Las cookies son importantes para ti, influyen en tu experiencia de navegación. Usamos cookies técnicas y analíticas. Puedes consultar nuestra Política de cookies. Al hacer click en "Aceptar", consientes que todas las cookies se guarden en tu dispositivo o puedes configurarlas o rechazar su uso pulsando en "Configurar".

Aceptar Configurar